Sobremortalidad masculina por COVID-19

Sobremortalidad masculina por COVID-19

Nota temprana

Véase la Nota complementaria: COVID-19 y efecto en la esperanza de vida

 

Antonio Abellán García, Departamento de Población, CSIC

Rogelio Pujol Rodríguez, Instituto Nacional de Estadística.

 

En la Nota publicada el pasado 6-4-2020 (COVID-19 y efecto en la esperanza de vida) señalábamos que la enfermedad provocada por el coronavirus tendría efectos en el indicador de esperanza de vida (EV), debido a una sobremortalidad y en especial de personas mayores; la magnitud de esta pérdida de EV sólo se conocerá al final del brote de esta enfermedad.

Hoy queremos señalar en esta Nota temprana otro hecho destacable: la desigualdad hombres-mujeres ante la muerte por este coronavirus. Como decíamos entonces, estos hallazgos deben ser contrastados cuando estos datos sean más completos.

La mortalidad masculina es en general más alta que la femenina en todas las edades, y este patrón se repite año tras año.  Para comparar adecuadamente este exceso de mortalidad masculina, calculamos las tasas de mortalidad por todas las causas (fallecidos de cada edad y sexo por 100.000 habitantes de esa edad y sexo) (1), las tasas de mortalidad por COVID-19 (2), y después calculamos el cociente entre las tasas (dividiendo la masculina por la femenina), para ver cuántas veces la tasa masculina es superior a la femenina. Los resultados se ofrecen en la Figura 1; sólo se representan edades por encima de 50 años; la mortalidad por debajo de esa edad presenta menos casos y además muchos no ofrecen información de edad y sexo, por lo que la variabilidad es muy alta.

¿Qué patrón de edad y sexo está siguiendo la pandemia de COVID-19 en España? Ya comentamos en el post citado que la mortalidad se concentra en las edades altas, en la vejez. Ahora, al comparar tasas por edad y sexo destacamos algunos hallazgos:

  1. Existe mayor mortalidad masculina en todas las edades por todas las causas (curva azul suave). Esa sobremortalidad es creciente en la edad adulta, con un pico en los 20-30 años (no representado), y se va reduciendo tras el umbral de la vejez.
  2. Existe una sobremortalidad masculina por COVID-19 con tasas de mortalidad que hasta triplican las tasas femeninas (línea azul intenso).
  3. Estos valores son especialmente altos en las edades 70-74 años y próximas (como ya señalábamos, hay datos faltantes y se precisa depuración).
  4. La sobremortalidad masculina por COVID-19 también es muy superior a la habitual por todas las causas (diferencia entre ambas curvas azules), especialmente tras el umbral de la vejez.
  5. Existe incluso una sobremortalidad masculina por COVID-19 sobre la ya mayor mortalidad masculina por enfermedades respiratorias (curva verde), a cuyo patrón se aproxima.
  6. Al final de la vida, las tasas hombres-mujeres por todas las causas de mortalidad tienden a igualarse (cociente 1,2-1,0 de la curva azul suave), sin embargo, la mortalidad por el coronavirus sigue marcando una diferencia entre hombres y mujeres, con un cociente que duplica la mortalidad masculina sobre la femenina (curva azul intenso).

Con datos definitivos y otros más detallados, se podrá plantear y discutir con más propiedad los motivos que subyacen en esta desigualdad hombre-mujer ante la muerte por COVID-19, y que podría estar relacionada con diferentes estilos de vida, cuidado de la propia salud, deterioro físico por condiciones laborales a lo largo de la vida, hábitos poco saludables (alcohol, tabaquismo), alimentación, condiciones de salud (cronicidad de algunas patologías como bronquitis, EPOC, diabetes) u otros motivos.

 

Nota: las observaciones del anterior post  COVID-19 y efecto en la esperanza de vida  son también útiles para éste.

 

(1) INE: Defunciones según la causa de muerte. 2018.

(2) Ministerio de Sanidad: Actualizaciones diarias del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, del Ministerio de Sanidad.

1 Comentario

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.