Nivel de ocupación en residencias de personas mayores

Nivel de ocupación en residencias de personas mayores

Antonio Abellán García, Pilar Aceituno Nieto, Ana Belén Castillo Belmonte, Diego Ramiro Fariñas. Envejecimiento en Red, Departamento de Población, CSIC.

 

NOTA: el 13-1-2021 se modifica este artículo con las últimas actualizaciones de la Encuesta.

El objetivo de esta nota es presentar una estimación rápida de la población que vive en residencias de personas mayores en 2020 tras la primera ola de la pandemia de covid-19. Es el primer resultado de la encuesta habitual a residencias de Envejecimiento en Red. Agradecemos a los directores de residencias el alto nivel de respuesta, más meritorio por la presión a la que se han visto y se ven sometidos por la continuación de la pandemia y sus consecuencias en pérdida de vidas y otras implicaciones laborales, de gestión, de relaciones con las familias, y problemas de diversa naturaleza en los residentes.

Procedimiento. La estimación explota nuestra base de datos de residencias, actualizada mediante revisión de repositorios de las comunidades autónomas (páginas web y otros) y una encuesta a las 5.567 residencias de España, realizada entre septiembre-diciembre de 2020. Se preguntó por nivel de ocupación con referencia a septiembre de 2020, al que respondieron 3.619 residencias, resultando un patrón de ocupación media del 81,4% (1). Se asigna este patrón a las residencias que no respondieron, pero de las que conocemos las plazas totales (2). Este procedimiento de asignación de plazas ocupadas es una debilidad de la estimación.

Resultado. En la fecha de referencia de nuestro cálculo había 384.251 plazas en residencias de personas mayores en España (Tabla 1). Sumando las plazas declaradas como ocupadas más las plazas ocupadas asignadas en la estimación, obtenemos una media de 312.894 residentes en septiembre de 2020.

 

Entre 2019 y 2020 ha habido aumento de plazas residenciales, pero ha descendido el nivel de ocupación que se sitúa en el 81,4%. Se han perdido 21.026 residentes, un 6,3%.  La razón fundamental de este descenso es el elevado número de defunciones por la pandemia de covid en su primera ola, marzo-mayo de 2020, que continúa en menor escala en los meses siguientes. Otras razones de la menor ocupación residencial, difíciles de estimar, son las posibles salidas desde las residencias a sus domicilios familiares (si es que ha existido este supuesto), y quizá unas entradas de nuevos residentes más bajas que en años anteriores, que no han compensado la mortalidad no-covid habitual en residencias (3).

La primera ola de la pandemia (marzo-mayo de 2020) destapó un desconocimiento generalizado sobre la vida en las residencias y la escasa y dispersa información existente sobre esta población institucionalizada. Algo muy cercano a un descuido general, social, político y sanitario, que ha dañado innecesariamente la imagen y el buen hacer de la mayoría de estas instituciones y del personal que en ellas trabaja.

 

 

NOTAS:

(1) Respondieron a la encuesta 3.818 residencias, el 68,6%, pero de éstas sólo 3.619 indicaron ocupación. Aunque la fecha de referencia señalada para ocupación era septiembre de 2020, muchas residencias han respondido  más tarde (hasta diciembre), por lo que el volumen de ocupación declarado puede hacer referencia a alguno de los meses entre septiembre y diciembre. Esto es importante para interpretar la pérdida de residentes, como se dice más abajo, pues la pandemia de covid siguió ocasionando muertes durante todo ese período.

En esta dirección, Últimos datos publicados referidos a 2019. En enero 2021 aparecerán los relativos a la encuesta de 2020.

(2) El resultado final de ocupación (declarada +asignada) apenas cambia si la asignación de plazas se realiza calculando el patrón de ocupación para cada tamaño de la residencia (<25, 25-49, 50-99 y 100 y más plazas) y se aplica a las residencias de cada grupo que no respondieron. Ver el post “Estimación de la ocupación en residencias de personas mayores, por comunidad autónoma, 2020″

(3) Las defunciones “habituales” en residencias (58.014 en 2018, por ejemplo) no han alterado el incremento constante de residentes observado en los últimos años, es decir, ingresaban anualmente muchos más de los que fallecían; esta era la dinámica habitual. Las muertes no-covid en 2020 habrían podido aumentar la pérdida señalada, si no se hubiese compensado por nuevos ingresos, como era lo habitual. Al desconocer el balance salidas-entradas-mortalidad habitual no covid, no podemos adscribir la pérdida señalada (21.026 residentes) íntegramente al efecto de la pandemia.

En cualquier caso, los datos de fallecidos por covid en residencias ofrecidos recientemente por el INE y las comunidades autónomas son diferentes y merecen una explicación aparte. INE: enlace; datos enero-mayo 2020; CCAA: recogidos regularmente por RTVE, o diario El País, o por ejemplo, datos diarios comunidad de Madrid.

Datos de defunciones 2018: INE: Defunciones según la causa de muerte; microdatos. Se señalan las defunciones en residencias socio-sanitarias, que incluye residencias de personas mayores (la inmensa mayoría) y centros de discapacidad y otros.

 

Ver también:

http://envejecimientoenred.es/una-estimacion-de-la-poblacion-que-vive-en-residencias-de-mayores/ 

http://envejecimientoenred.es/una-nueva-estimacion-de-poblacion-en-residencias-de-mayores/

2 Comentarios

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.