Vejez y cuidados. Los nuevos cuidadores

Vejez y cuidados. Los nuevos cuidadores

(Tomado del Dossier #5 del Observatorio Social de la Caixa)
El quinto Dossier del Observatorio Social de “la Caixa” define los retos que plantea el creciente aumento de la población mayor en los estados del bienestar. Consta de dos artículos: “Mujeres mayores viviendo solas: los retos para la sociedad”, y “Los nuevos cuidadores”, que resumimos en este post.

Enlace al Observatorio Social de La Caixa
Versión original completa del artículo “Los nuevos cuidadores”
Resumen
Si pensamos en una persona que cuida a familiares de edad avanzada, muy probablemente lo primero que se nos viene a la mente es la imagen de una mujer, de mediana edad, que cuida de sus padres o suegros. Este estereotipo se corresponde en parte con la realidad, pero lo cierto es que, cada vez más, el perfil de la persona que cuida a familiares es más diverso. Hay cuatro elementos que dan cuenta de esta mayor diversidad. El primero: el del género, porque también hay muchos hombres cuidadores y, en algunas franjas de edad, la proporción de hombres cuidadores es incluso mayor que la de las mujeres. El segundo: el de la edad, porque cada vez hay más cuidadores de edad avanzada. El tercero: el del parentesco, porque aunque hay muchos cuidadores que se encargan de sus padres o suegros, cada vez es más frecuente que sea la propia pareja la que cuide a su compañero dependiente. Y por último: el de las direcciones de las conexiones generacionales; verticales o intergeneracionales (hijos-padres) porque son las que predominan, y las horizontales o transversales (de pareja), que empiezan a adquirir importancia.
Los datos muestran que, efectivamente, los cuidados de familiares recaen en mayor medida en las mujeres. Esto es así hasta los 65 años, tanto en números absolutos (cantidad total de cuidadores y cuidadoras en cada grupo de edad) como en proporción (porcentaje de cuidadores en cada grupo de edad). Sin embargo, las diferencias de género en los cuidados se acortan con la edad hasta llegar a invertir la tendencia a edades avanzadas: a partir de los 80 años hay más hombres cuidadores que mujeres, para todos los tipos de hogares y en todos los tipos de cuidados (Figura; las escalas de las pirámides son diferentes).

Los cambios en los patrones de los hogares están detrás de esta creciente diversidad en los perfiles de las personas responsables del cuidado de familiares mayores. En particular, el hecho de que cada vez haya más personas mayores viviendo en hogares de dos personas, donde cuidar a la pareja es lo habitual. Es necesario identificar las características demográficas de este grupo de población y sus necesidades específicas. Los hogares con dos personas mayores se enfrentan a un tipo de necesidades doble: no solo la de la persona dependiente, sino también la de la pareja que se encarga de su cuidado. Muchos mayores requieren cuidados y soporte, pero sus cuidadores, también.
Existe un amplio repertorio de actuaciones posibles de apoyo a cuidadores, que van desde las intervenciones estrictamente educativas para familiares, a los programas de orientación psicoeducativa a los cuidadores, ya sea individualizada o en grupo. Tan necesario como extender las redes formales de cuidado a las personas mayores es poner el foco en este tipo de programas de apoyo a los cuidadores informales.


Referencia: Los nuevos cuidadores. Autores: Antonio Abellán, Alba Ayala y Julio Pérez (CSIC, CCHS), Rogelio Pujol (INE), Gerdt Sundström (Universidad de Jönköping). Adaptación: María Ramos, Investigadora postdoctoral en la Universidad Carlos III de Madrid. Dossier nº 5, Observatorio Social de La Caixa, mayo 2018, p. 25-31.
Información adicional: Abellán et al. (2017): Partner care, gender equality, and ageing in Spain and Sweden. International Journal of Ageing and Later Life, Vol. 11, no 1, p. 69-89
 
 

2 Comentarios

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.