Las nuevas (viejas) narrativas en la era digital: representaciones sociales del edadismo desde una perspectiva de género – EnR?|

Las nuevas (viejas) narrativas en la era digital: representaciones sociales del edadismo desde una perspectiva de género

Las nuevas (viejas) narrativas en la era digital: representaciones sociales del edadismo desde una perspectiva de género

Inês Amaral. Universidad do Minho e Instituto Superior Miguel Torga. Investigadora visitante del Programa ENCAGE-CM.


La contemporaneidad es testigo de la aparición de una multiplicidad de discursos discriminatorios sobre envejecimiento, que son difundidos y propagados por los medios de comunicación, los cuales crean y reproducen identidades sociales y grupales mediante la explotación de estereotipos y representaciones sociales. Asumiendo la naturaleza cambiante y transformadora de la sociedad, el discurso se refiere a la construcción de los individuos que actúan en un mundo social, transformándolo y siendo transformados por él. Las representaciones que se comparten socialmente contribuyen a la percepción que posee un grupo concreto sobre la realidad común. A esto hay que añadir que los discursos, cuando son legitimados socialmente, son asumidos como una verdad imperante.
Tradicionalmente, las responsabilidades y los roles que se asignan a los hombres se corresponden con el dominio público, la orientación de los medios de subsistencia y sus resultados, la competitividad, independencia y fuerza; mientras, los roles de la mujer se ciñen al dominio privado, el cuidado de los otros, domesticidad, basados en características más emocionales, relacionales y estéticas.
Las representaciones sociales de género determinan “quién hace qué” tomando como base “cómo son las mujeres” y “cómo son los hombres”. Estas representaciones son normativas y vienen impuestas en la definición de las distintas capacidades, roles y funciones entre mujeres y hombres. En consonancia con estos roles y estereotipos de género, el hombre, considerado el grupo dominante, no está limitado a un único rol, como sí ocurre con la mujer. Estas representaciones se verán reflejadas en los roles desempeñados por hombres y mujeres en las distintas esferas, así como en las expectativas sobre su comportamiento. En esta línea de pensamiento, podemos considerar que los medios juegan un papel crucial en la definición y refuerzo de las características culturales de una sociedad. Y, por tanto, entre sus potenciales atributos se encuentran la modelación de los conceptos sobre envejecimiento y el rol de las personas mayores en la sociedad.
El fenómeno del envejecimiento demográfico ha suscitado un creciente interés en los ámbitos científico, mediático y político, además de estar al orden del día en el ciberespacio anónimo. Los discursos políticos sobre envejecimiento activo refutan las representaciones negativas y discriminatorias del envejecimiento. Observando la importancia del mundo digital en la interacción y construcción de identidades sociales, se considera de gran importancia entender cómo se representa la edad avanzada en las narrativas digitales, así como saber si este medio, por su distribución desagregada de contenidos, puede ser una herramienta para la reconstrucción de significados y verbalización de representaciones menos convencionales de la vejez, el envejecimiento y el edadismo. Es también muy importante considerar cómo las personas mayores pueden resistir al edadismo a través de internet, en especial a través de las redes sociales.
Internet puede representar una oportunidad para la inclusión y mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, especialmente para las personas mayores. Sin embargo, los cambios demográficos y socioculturales empujan a las personas mayores hacia la exclusión digital y social. El aumento de la edad se asocia también con la disminución del acceso a Internet, así como con modelos de uso y patrones de conexión limitados. Las diferencias de edad son especialmente pronunciadas en aquellos individuos que han cumplido 60 o más años. Trentham et al. (2015) concluyeron que las personas mayores pueden oponer resistencia a la discriminación por edad mediante las redes sociales, contradiciendo el discurso de las narrativas dominantes sobre su incapacidad para adaptarse al mundo tecnológico. Danah Boyd argumenta que las redes sociales “permiten el encuentro con fines sociales, culturales y cívicos, y ayudan a las personas a conectar con un mundo más allá de sus amigos y familiares cercanos” (2011, p.39). El compromiso de los ciudadanos puede depender de estas herramientas, que pueden ser instrumentos inclusivos de apoyo y promover el cambio social.
En una era en la que la noción de envejecimiento está experimentando cambios con grandes impactos sociales e individuales, el discurso digital es un importante factor de comunicación para el cambio social. Las imágenes y representaciones de la vejez son construcciones sociales en un constante estado de cambio relacionadas con el contexto político y socioeconómico, y las narrativas digitales colectivas ejercen tanta influencia en la auto y hetero-categorización de las personas mayores, como los discursos no digitales. Esto explica la necesidad urgente de comprender cómo el discurso digital puede transformar la representación de la vejez y participar en la creación de nuevas identidades y relaciones sociales que inciten al cambio en la concepción del envejecimiento mantenida por las sociedades contemporáneas.
 
NOTA: Extracto de su conferencia en el II Congreso Internacional Envejecimiento Activo, Calidad de Vida y Género, celebrado en la UC3M los días 26 y 27 de octubre de 2017.
Traducido del inglés por María Sánchez-Román. Personal Investigador de Apoyo en el Programa ENCAGE-CM.
Referencias:

0 Comentarios

Aún no hay comentarios

Puedes ser el primer comentario de este artículo!

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.