Envejecimiento y cuidados de larga duración. Una comparación entre países de la OCDE

Envejecimiento y cuidados de larga duración. Una comparación entre países de la OCDE

Antonio Abellán García, Pilar Aceituno Nieto. Departamento de Población. CSIC.
Una característica de la mayoría de los sistemas de cuidados ha sido el fuerte incremento de camas para cuidados de larga duración como consecuencia del envejecimiento de la población. Pero este indicador también depende de políticas sociales aplicadas independientemente del nivel de envejecimiento del país.
Hace unos años, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) intentó realizar una medida y comparación sobre el número de camas de cuidados de larga duración para personas con problemas funcionales. La medida significa acercarse a conocer uno de los recursos disponibles para la prestación de cuidados a los individuos fuera de su hogar. La comparación aporta visibilidad a una parte de las políticas sociales de cada país.
El principal inconveniente de esta estadística es la variedad en la definición de los conceptos utilizados y en las fuentes de información (cuidado, institución, persona que recibe los cuidados, duración de las estancias, dependencia pública o privada, origen de los datos de cada país, etc.). La disparidad es notable entre países, a veces condicionada por la forma en dispensar esos cuidados, que en algunos incluso se realizaba en hospitales. Detalles de esa variedad puede conocerse en la publicación “Health at a Glance 2013. OECD Indicators”, capítulo 8 (Envejecimiento y cuidados de larga duración). (Versión en pdf, en inglés).
La figura 1 recoge los datos de esa publicación: Camas de cuidados de larga duración en instituciones y hospitales, ratio por mil habitantes de 65 y más años, con referencia a 2011 o año más próximo. En  Europa, Finlandia y Hungría todavía tienen un alto número de camas de cuidados de larga duración en hospitales, aunque la primera ha desarrollado en los últimos años una política para reducir el uso de hospital para tareas de este tipo. Esta tendencia se ha observado también en otros países europeos.

España presenta indicadores por debajo de la media de la OCDE, en total 37 camas por 1000 habitantes de 65 y más años. Para conocer con más detalle estadísticas de residencias en España consulte el artículo del Blog Envejecimiento en Red sobre la estadística de residencias del Mapa de recursos, y el Informe Estadísticas sobre residencias. Distribución de centros y plazas residenciales, 2017. En nuestro mapa de recursos las plazas contabilizadas corresponden: 70% a mixtas (sin poder desglosar entre residentes válidos o asistidos), 25% para asistidos, 5% para válidos. Es posible que la estadística de la OCDE correspondiente a España, que procede de otras fuentes, no diferencie estas categorías.
La principal ventaja de la iniciativa de  la OCDE, a pesar de los inconvenientes, es el intento de comparación entre países y la visibilidad de las estrategias de políticas de cuidados. Esto se inscribe dentro de uno de sus objetivos: la coordinación de políticas sociales entre sus estados miembro.
Mapa de Recursos Sociales.
Fichero xls con los datos OCDE
Base de datos OCDE.

1 Comentario

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.